Recomendaciones para el cuidado de la piel durante el verano

La Radiación Ultravioleta se compone de rayos invisibles que forman parte de la energía que viene del sol o de lámparas solares y camillas de bronceado, y se compone de rayos que se llaman UVA y UVB. Este tipo de radiación puede producir daños en la piel, envejecimiento prematuro, actuar como desencadenante de melanoma, epitelioma, además de problemas en los ojos y el sistema inmunitario.

Durante la temporada de verano, cuando los rayos solares impactan más directamente sobre la Tierra, los especialistas de la piel recomiendan que las personas extremen los cuidados, aplicando filtros solares que protejan la piel de ambas clases de radiación ultravioleta.

Los rayos ultravioletas tienen la capacidad de atravesar las nubes, de reflejarse en el pavimento, en el agua, atravesar los vidrios, por lo que es necesario que todas las personas utilicen filtro solar en piel expuesta a la luz.

El filtro solar debe ser aplicado todos los días cada tres horas, sobre todo entre las 10 y las 16 horas que es donde la radiación impacta en forma perpendicular sobre la superficie terrestre. Preferentemente con la piel humectada, el filtro debe utilizarse una hora antes de ingresar a piletas, ríos o espejos de agua, y luego de salir del agua, una vez que la piel esté seca. Iguales cuidados deben tener los deportistas antes de iniciar su actividad y durante los entrenamientos, secando previamente la piel transpirada.

Quemadura solar:

Cuando la piel ya ha sufrido quemaduras por exceso de exposición a la radiación sin suficiente protección, es recomendable aplicar un gel refrescante específico o bien remedios naturales tales como compresas frías de té de malva, manzanilla o té verde. En cambio, no se recomienda usar pasta como la dental.

Ante la presencia de ampollas, se recomienda concurrir a la asistencia médica.

Cáncer de piel

El epitelioma basocelular es el cáncer de piel más común en el ser humano, y en la mayoría de los casos es consecuencia de la exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV).

Para detectarlo es preciso realizar un control de la piel para identificar lesiones sospechosas, dependiendo su desenlace de la rapidez del diagnóstico. Se pueden observar especialmente en las zonas de mayor exposición al sol: cara, dorso de las manos, labio inferior, orejas, escote, espalda y en cuero cabelludo en zonas alopécicas (sin cabello).

El diagnóstico precoz permite un tratamiento más eficaz y es curable en la mayoría de los casos.

Alertas a tener en cuenta con los LUNARES para prevenir melanomas

  •  Cambios de coloración
  • Prurito
  • Sangrado
  • Crecimiento exagerado

Campañas

Durante la “Campaña Nacional de Detección del Cáncer de Piel”, en 2019 el Servicio de Dermatología del hospital San Bernardo brindó atención a aproximadamente a 120 pacientes que consultaron por lunares que presentaban algún tipo de lesión o anormalidad. En tanto en 2020, debido al plan de contingencia por Covid-19, no se pudo realizar la campaña en forma presencial, aunque sí se brindó información a través de diversos medios de prensa. Para sacar turno en el Servicio de Dermatología es necesario llamar a la línea de Atención Ciudadana 148, lunes a viernes de 8 a 20 horas.