Día Mundial de Lucha contra el ACV

Día Mundial de Lucha contra el ACV: Video informativo destinado a la comunidad en general. La neuróloga Gabriela Orzuza informa sobre la prevención de la patología y los tratamientos para evitar sus secuelas

La especialista brinda información sobre los síntomas del ACV y los tratamientos bajo protocolos Covid-19, que evitan secuelas irreversibles, en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Accidente Cerebrovascular (ACV), que se celebra cada 29 de octubre según estableció la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con esta acción se busca centrar la atención en la concientización y en la prevención de este episodio, que en las primeras horas tiene tratamientos que evitan secuelas irreversibles.

Un accidente vascular cerebral es lo que ocurre cuando al cerebro le falta riego sanguíneo. Gran parte de los ACV están causados por un bloqueo abrupto de las arterias cerebrales y como la sangre transporta los nutrientes y el oxígeno al cerebro, las células cerebrales se lesionan y pueden morir.

Los síntomas del ACV son: debilidad de la mitad de la cara, problemas para mover la mitad del cuerpo, un brazo o una pierna; problemas para comprender o expresar el lenguaje, y elevada sensibilidad. Desde la institución se insiste que ante la presencia de estos síntomas las personas acudan a la guardia del hospital con la mayor celeridad posible.

La institución recuerda que – a pesar de la pandemia de Covid-19- continúa ofreciendo tratamientos efectivos, con la presencia de especialistas las 24 horas durante todo el año y el cumplimiento de estrictos protocolos de seguridad.

Cabe agregar que los ACV son la primera causa de discapacidad a nivel mundial. Si bien no hay estadísticas oficiales, un relevamiento realizado por el hospital San Bernardo indica que en Salta ocurren entre 400 y 500 ACV por año. Se estima que a nivel nacional se producen unos 126 mil casos por año y se da un ACV cada cuatro minutos.

Prevención

El 80% de los factores de riesgo causantes de ACV son modificables. Entre las medidas a tomar se recomienda controlar la presión arterial periódicamente, evitar el tabaquismo, el sedentarismo, la obesidad y tratar las dolencias cardíacas, como las arritmias o la enfermedad de Chagas.