Día Mundial de la Enfermedad de Alzheimer

El Servicio de Neurología posee un consultorio exclusivo que brinda atención especializada a pacientes que padecen dicha patología.
En el contexto de aislamiento físico por la pandemia de COVID-19 el seguimiento y acompañamiento a los pacientes se realiza por medio de consultas telefónicas.

Por consultas telefónicas para el Servicio de Neurología comunicarse al número +54 3874 518758./ 387- 4320300 int. 189

Día elegido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Federación Internacional de la Enfermedad de Alzheimer con el propósito de dar a conocer y difundir información sobre esta enfermedad.
Las demencias en general, son enfermedades neurológicas que llevan a un deterioro progresivo de las funciones cognitivas (memoria, lenguaje, orientación en tiempo y espacio, comportamiento, juicio, etc.) y esto produce un compromiso cada vez mayor de la capacidad para continuar con las actividades de la vida diaria en forma independiente (trabajo, manejo del dinero, cocinar, el aseo)
Por esta razón, el paciente con demencia requiere de la asistencia por parte de familiares o cuidadores profesionales.
Una de las causas de demencia, y la más frecuente, es la Enfermedad de Alzheimer, que se caracteriza principalmente por la pérdida de memoria de eventos recientes. Afecta en general a adultos mayores de 65 años.
En estos últimos meses, en los que nuestra sociedad se vio afectada por la pandemia por el virus SARS-COV2, las dificultades para el manejo de pacientes con demencia se incrementaron notablemente.
A esta situación se agrega que los adultos mayores son la población con mayor prevalencia de demencia y a su vez la de mayor riesgo para presentar formas severas de infección por Covid. Por lo tanto, deben ser especialmente cuidados y se debe ser muy minuciosos al tomar medidas de prevención para evitar el contagio: aislamiento y distanciamiento social, uso de tapabocas, higiene de manos, etc.
Pero estas medidas que los protegen también tienen su contracara, ya que la rutina con la que contaban antes de la pandemia permitía tanto al enfermo como su cuidador una estructura que facilitaba la socialización, la actividad física y cognitiva, que muchas veces frena el avance de la enfermedad y favorece la calidad de vida del paciente y sus familiares. Al quitar esto, el rol de cuidador en esta situación se presenta como un gran desafío. Sobre todo, el aislamiento social preventivo, que lleva a cambios en las rutinas diarias, muy importantes en la vida de los pacientes con demencia.

Consejos en el Aislamiento Social Preventivo