Día Internacional de la epilepsia

Desde el año 2015 cada segundo lunes del mes de febrero se conmemora el Día Internacional de la Epilepsia, un evento que busca educar a las personas de todo el mundo sobre esta enfermedad neurológica que sufren aproximadamente 65 millones de personas en todo el planeta.

La intención de esta iniciativa, es la de propiciar una mejor calidad de vida a las personas que padecen epilepsia a través de la información sobre la enfermedad, derribando mitos y estigmas, así como desarrollar mejores políticas públicas, mejores servicios de salud y una mejor inversión en materia de investigación.

La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que afecta a personas de todas las edades. La principal característica es la crisis epiléptica recurrente a causa de una descarga eléctrica excesiva en las neuronas del cerebro.

Se presenta de diferentes maneras, dependiendo del territorio cerebral afectado y se manifiesta desde estrepitosos movimientos bruscos de todo el cuerpo hasta sutiles estados de desconexión por unos segundos.

Consultorio de Epilepsia

En el servicio de Neurología del hospital San Bernardo funciona un consultorio de Epilepsia, donde cada año se atiende a aproximadamente 200 pacientes. Este consultorio es especializado en epilepsia refractaria o resistente, es decir la enfermedad que no responde al tratamiento farmacológico.

La epilepsia refractaria, además, presenta crisis frecuentes, al punto que limitan la habilidad de la persona para desarrollar una vida normal.

El hospital cuenta con tecnología para el diagnóstico y tratamiento de la mayoría de los pacientes con epilepsia.

Además, se proyecta contar con un Centro de Cirugía de la Epilepsia, con lo cual se evitaría derivar pacientes a centros de mayor complejidad. “Es un desafío proyectado a mediano plazo, contamos con el recurso humano capacitado y gran parte de la tecnología necesaria”, dijo el neurólogo Ramiro Gil, a cargo del consultorio de epilepsia.

Causas

La epilepsia es una enfermedad causada por una disfunción crónica de las neuronas, provocadas por diversas afecciones que van desde lesiones estructurales en el cerebro, afecciones inmunológicas, desordenes genéticos, entre otras. A pesar de la realización de los estudios necesarios, en un porcentaje alto de personas no se puede determinar su origen. Pero entre las causas reconocidas de epilepsia podemos encontrar, entre otras: malformaciones cerebrales, cicatrices cerebrales por traumatismos de cráneo severos, lesiones como consecuencias de infecciones del sistema nervioso (encefalitis), tumores del sistema nervioso, hemorragias intracerebrales y distintos tipos de trastornos genéticos.

Tratamientos

La epilepsia es una condición médica tratable.

Con un tratamiento adecuado se supone que alrededor de un 70% de las personas con epilepsia podrían vivir sus vidas con un correcto control de sus crisis, refiere la OMS. Sin embargo, en los países de ingresos medios y bajos este porcentaje es tristemente más bajo.

En la mayoría de los casos se trata con fármacos llamados antiepilépticos, entre los que contamos unas 25 drogas diferentes. La selección de los mismos depende de la identificación correcta del tipo de epilepsia y la respuesta al tratamiento debe ser controlada en forma periódica por el médico, a fin de realizar los ajustes necesarios. Para lograr mejores resultados es muy importante seguir las indicaciones dadas por el profesional en cuanto a la toma de la medicación y evitar olvidos en la misma.

Alrededor de un 30% de los pacientes no responderán al tratamiento con fármacos antiepilépticos, considerándolos resistentes o refractarios. Este grupo es de personas presentan un severo deterioro en su calidad y expectativa de vida. Para ellos, están indicados tratamientos no farmacológicos. De estos, la Cirugía de la Epilepsia es el más eficaz, con un alto porcentaje de éxito en pacientes bien seleccionados. En aquellos que no pueden ser operados, las alternativas son los tratamientos cetogénicos (Dieta Cetogénica) y la Neuroestimulación (Estimulador del Nervio Vago, Estimulación Cerebral Profunda).

¿Cómo ayudar a una persona en un ataque epiléptico?

  1. Mantener la calma.
  2. En el momento que ocurra el ataque epiléptico, coloque al paciente en el suelo o superficie fija.
  3. Apoye su cabeza sobre algo suave y mueva cualquier tipo de objeto con el que el paciente se pueda llegar a lesionar.
  4. No interfiera en sus movimientos de convulsiones.
  5. No abrir la boca ni «detener» la lengua para impedir que se muerda. Es físicamente imposible que se pueda «tragar» o asfixiar con su lengua.
  6. Controlar el tiempo con reloj y permanecer con la persona hasta que la crisis termine.
  7. Cuando finalicen los movimientos clónicos, colocar de costado al paciente.
  8. Luego de la recuperación de la conciencia puede que el paciente este confuso, tratar de ayudarlo y calmarlo para evitar que reaccione de forma brusca.
  9. En caso de no recuperar la conciencia en 3-5 minutos o si vuelve a convulsionar, buscar ayuda médica y llamar a un servicio de emergencia.